Parque Artigas

Los Parques Patrimoniales, surgen como resultado de proyectos que buscan la preservación y revalorización de los recursos patrimoniales y el desarrollo económico de la región. Sabaté Bell afirma que para ello es necesario: “Inventario de los recursos, jerarquización, interpretación según una determinada historia, y la construcción de una estructura soporte que mediante itinerarios los vincule entre sí, y por medio de centros de interpretación, museos, servicios. Paisajes culturales y parques patrimoniales juegan cada vez más un importante rol en el desarrollo territorial. Se trata de espacios comunitarios, que atesoran y transmiten información, son lugares comunicativos, lugares donde se vinculan historia y mensajes a espacios y formas”.El Parque Patrimonial para autores como Pérez y Parra Ponce son espacios que contribuye a realzar la identidad a un territorio y le provee de elementos que le ayudan a desarrollarse. Se perciben como espacios participativos, dinámicos, educativos, de esparcimiento, pero sobre todo espacios en construcción y co- creación. Donde los residentes y visitantes encuentren recursos significativos en equilibrio con recursos naturales.El patrimonio es el elemento básico que origina un parque patrimonial, por lo que éste, debe situarse en un lugar que propicie su conservación y desarrollo. Es la característica esencial de un parque patrimonial y ella comporta un elemento diferencial: “Con esto los parques patrimoniales se desmarcan de otras opciones lúdicas, como son el parque temático, o de preservación exclusivamente medioambiental, como es el parque natural, y ofrecen un tipo de servicio íntimamente ligado a la identidad cultural de un territorio” (Sabaté y Lista,2001 2001) “Los parques patrimoniales requieren e inician un cambio en los significados simbólicos de un determinado paisaje o territorio.”Los recursos patrimoniales son elementos clave en la estimulación del desarrollo local, especialmente en áreas en declive; a través de proyectos de educación ambiental, actividades de promoción cultural, turismo patrimonial y otras formas de promoción económica. Se considera entonces que sólo a través de la valoración del paisaje cultural y de propuestas educativas contextualizadas, es posible el desarrollo sustentable del Parque Artigas de Las Piedras, apostando así a la conservación y protección del patrimonio ambiental-social.

 

.

La Batalla de Las Piedras fue la primera dentro de las luchas por la independencia de las colonias hispanoamericanas, gesta que se había iniciado a partir de mayo de 1810, cuando la Junta de Gobierno constituida en Buenos Aires derrocó al Virrey Cisneros.Sin embargo, en la Banda Oriental, la población rural se manifiesta a favor de la causa revolucionaria, al frente se encontraba el Capitán de la Compañía de Blandengues, José Artigas, quien decide abandonar la guarnición española en Colonia. El levantamiento de 1811, según Barrán y Nahúm fue una revolución de multitudes campesinas, no de minorías ilustradas urbanas como el 25 de mayo de 1810 en Buenos Aires. El 15 de febrero de 1811 se dirigió a Buenos Aires, y desde allí a Mercedes, donde comenzó a preparar un precario ejército formado por campesinos, sin instrucción militar. Utilizaron armas sencillas, como boleadoras, cuchillos y lanzas, confeccionadas con cañas, en cuyas puntas colocaban una de las hojas de las tijeras que usaban para esquilar.

El Grito de Asencio - óleo de Diógenes Hequet
El Grito de Asencio - óleo de Diógenes Hequet

En este escenario se produce el Grito de Asencio el 28 de febrero de 1811. Artigas instala su Cuartel General en Mercedes y desde allí partió con sus hombres hacia el sur para arribar a la ciudad de Canelones, en ese momento denominada Nuestra Señora de Guadalupe, ubicada a 40 kms. de Montevideo. Permanece allí del 12 al 16 de mayo. La idea era sitiar a Montevideo para obligar a rendirse a las autoridades españolas. Las improvisadas tropas de Artigas, con 600 hombres a caballo y 400 a pie, debieron enfrentarse al ejército hispánico, comandado por el Capitán de Fragata D. José Posadas que reunía alrededor de 1.200 hombres. Muchos de estos desertaron en medio de la lucha y pasaron a engrosar las filas patrias. El 28 de abril Posadas se dirige a la Capilla de Las Piedras, lo acompañan Marinos de Guerra y Mercantes y luego se suman dos Partidas de presidiarios al mando de Mena.

Artigas se instala en las puntas del Canelón Chico “donde cerró la noche: el 17 amaneció lloviendo copiosamente y dispuse acampar, en la tarde del mismo día se incorporó mi hermano Don Manuel con 304 voluntarios reunidos en la campaña (…) El 18 amaneció sereno despaché algunas partidas de observación sobre el campo enemigo, que distaba menos de dos leguas del mío”. En la estrategia señala Artigas “ordené dos columnas de caballería una al mando de D. Juan de León que ocupaba el ala izquierda, y la otra al de D. Antonio Pérez que ocupaba el ala derecha, con la demás gente mi hermano D. Manuel Francisco Artigas formó otra columna con el objeto de cortar la retirada a los enemigos…” de esta operación resultó que los españoles “quedaron encerrados en un círculo bastante estrecho”. El combate empezó a las once de la mañana y terminó al ponerse el sol, “después de una rigurosa resistencia se rindieron los contrarios quedando el campo de batalla para nosotros”.(Parte de la Batalla de Las Piedras, 30 de mayo de 1811).

Los españoles habían instalado su campamento en una altura, situando a la caballería muy próxima al arroyo de Las Piedras. Antonio Pérez, fue el encargado con sus tropas a pie, de acercarse a los enemigos, y luego, retroceder ante el ataque de sus balas, con el fin de hacer salir a los españoles de su posición para iniciar una persecución. Por la izquierda avanzó el hermano de Artigas, impidiendo la retirada, siendo quien dirige la campaña del este, en abril Manuel Francisco Artigas, parte de Casupá hacia la villa de Minas, de la que tomó posesión. Continúa sus marcha hacia la villa de San Carlos, luego se ocupa la fortaleza de Santa Teresa, finalmente parte de Maldonado hacia Pando, para reunirse con Artigas en las Puntas del Canelón Chico.

Batalla de Las Piedras - óleo de Diógenes Hequet

Batalla de Las Piedras - óleo de Diógenes Hequet

La Batalla de Las Piedras fue el Primer triunfo militar en el Río de la Plata y como tal tonificó el espíritu de otros pueblos americanos, victoria que abrió el Frente Oriental de lucha, que hasta el momento había fracasado en su afán de liberar los territorios norteños. La misma posibilitó luego, la independencia del Paraguay, el avance de los ejércitos juntistas del Alto Perú. Artigas siempre protegerá el flanco Oriental con su Liga Federal, como Protector del Sistema de los pueblos Libres.
El Comandante español José María Salazar, informa a su Superior en España “la noticia de que las tropas de Buenos Aires tenían sitiada al baluarte de América…reanimó el entusiasmo de las Provincias a favor de la independencia de Chile, y no dudaré en afirmar que hasta el mismo reino de Lima se ha resentido de tan funesta nueva, pero lo que no puede dudarse es que ella ocasionó el que el Paraguay adoptase unirse al de Buenos Aires, como lo hizo…en esta Banda lograron atraerse a su partido a todos los pueblos y quitándonos cuantos auxilios sacábamos de ellos, reducirnos a sólo el recinto de la plaza y a la mayor miseria y pobreza por mucho tiempo”. El control del “ Paso de Las Piedras” sobre el arroyo homónimo, significó el control de la campaña, la posibilidad de acceder al ganado, al alimento. Al respecto, continúa Salazar”…la plaza se encuentra sin tropa, sin marina… sin carne, y lo que es peor de todo sin trigo”.

 

Ubicación: